30 may. 2011

Aquarius te cambia de nombre

¿No os habéis planteado nunca por qué vuestros padres os pusieron el nombre que ahora tenéis? Sobre todo si es que os llamáis Macario o Dorotea en este pleno siglo XXI. Pues bien, Aquarius, de la mano de Sra. Rushmore, consigue quitarte ese sufrimiento mediante su nueva acción para la marca.

"La campaña de Aquarius continúa en la línea de sorprender a los consumidores y espectadores en general extrayendo ideas o casos que están en la realidad y que pasan desapercibidos", explica Carlos Chaguaceda, director de comunicación de Coca-Cola España.

"El nombre lo deciden nuestros padres, abuelos o, incluso, el santoral. Y hay gente a la que no le gusta el suyo y quiere cambiarlo. Es una realidad y nosotros facilitamos este trámite", cuentan Ángel Torres y Lucas Paulino, directores creativos de Sra. Rushmore. "La idea es que haya gente que diga "es verdad, me quiero cambiar el nombre". Y nosotros le ayudamos en el trámite".

Según recoge el Ministerio de Justicia en su web, para cambiar de nombre, además de concurrir justa causa y no seguirse perjuicio para terceras personas, señala cinco casos es los que es posible cambiar el nombre: 1. Cuando lo solicite el interesado por usar habitualmente un nombre distinto del que consta en la inscripción de nacimiento o por otra justa causa; 2. Cuando el nombre se hubiese impuesto con infracción de las normas establecidas; 3. Cuando se trate de la traducción de un nombre extranjero; 4. Cuando se trate de la traducción o adaptación gráfica o fonética a las lenguas españolas; 5. Cuando se rectifique la mención registral del sexo.

"Es una idea fácil, sencilla: 'Quiero cambiar de nombre'. Pero cuando te pones a ello ves que es complejo en cuanto a trámites se refiere. Por eso llegamos a la conclusión que la mejor idea era poner en marcha una gestoría, facilitar el trámite", reflexionan los creativos.

Así, la agencia crea para la causa una gestoría real, familiarizada en estos trámites, que se encarga de realizar las peticiones. Para ello solamente tienes que ir a la Gestoría Aquarius,  donde únicamente hay que rellenar un formulario, cuando lo ven, te envían un mail dicéndote si tu cambio de nombre es o no posible, y, en caso afirmativo, te realizan ellos todos los trámites. Además, en la Gestoría, hay diferentes aplicaciones donde puedes probar distintos nombres, elegir el nombre que más te pega, etc. Y es que, debían de dar un poco de humor y convertir en interesante a unos trámites tan serios, ¿no creéis?



Así que, Josefinas, Aurelias y Aurelios, Doroteas, Marcelinos, Eustaquios y Eustaquias, Antonias, Marianos y Marianas, Gregorias y Gregorios, Iluminaciones... que habéis nacido en el siglo XX o XXI y odiéis llamaros así, ya tenéis oportunidad de remediarlo.

Pero daos prisa, que hay un número límite de solicitudes, cuando se sobrepasen, se entrará en lista de espera. ¡Ya son 1170!




No hay comentarios:

Publicar un comentario